Domar un potro: Es la principal ilusión cuando compramos un potro, lo primero que pensamos y el objetivo principal es domar un potro desde cero. Por falta de conocimientos y temor, no nos arriesgamos a realizar esta tarea, ya que, si no utilizamos las técnicas adecuadas, cuando vaya creciendo va a coger malos modales.

Hay que tener claro 4 recomendaciones para domar un potro:

  • Conocimientos
  • Valentía
  • Prudencia
  • Tiempo

1.Los primeros pasos

Para empezar a domar un potro, tenemos que enseñar al potro a que nos siga, dando paseos con él, para que se acostumbre al contacto humano y aprenda a confiar en nosotros.

Por lo general, el caballo se siente feliz cuando nos sigue, se para, y continúa el paso a la par, ganando poco a poco su confianza. Siempre potenciaremos las buenas respuestas y lo felicitaremos sus elecciones.

El siguiente paso será atarle una cuerda al cuello y empezará la siguiente etapa.

 

2.Enseñar a darle cuerda.

Una vez terminada la primera etapa, para potenciar el aprendizaje de la doma del potro, se potenciará el uso de un picadero ya que es más fácil y rápido

Con el tiempo y el trabajo, se lograra un caballo confiado, calmado y con movimientos libres.

Se trabajarán ejercicios con la cuerda en un círculo entorno a los 10-20 metros o el entrenador corriendo junto al caballo en vez de estar quieto en el centro.

Te dejamos unos consejos rápidos para poner en práctica:

  • No llevéis nunca la cuerda atada a la mano.
  • Empezad siempre dando unas vueltas al paso.
  • Dar un movimiento ondulante a la cuerda hace que el caballo vaya hacia el exterior y se mantenga a su posición.
  • No es recomendable cargar demasiado al potro con trabajo, por lo que sesiones de más de 20-30 minutos, es suficiente.

 

3.Poner la montura.

Una vez ganado el respeto del animal y asegurándonos que tiene la madurez y la edad adecuada para montarlo, podemos proceder con las siguientes recomendaciones:

  • Comprueba antes que la montura tenga la medida adecuada para el caballo.
  • Coloca la montura en el lomo del caballo y atala cuando esté calmado
  • Empieza a caminar lentamente para que se vaya acostumbrando a los movimientos con la montura
  • Móntate lentamente en el caballo, dejando caer tu peso sobre la montura.
  • Una vez montado, ayúdate de las piernas y de gestos verbales para empezar a caminar, etc.

Comenta y dínos algún consejo para añadir a la lista

 

× Contactar vía Whatssap