Tienes que prestar una atención especial a los cascos de los caballos durante todo el año, pero especialmente en invierno, debido a la gran humedad ocasionada por el frío, produciendo un gran daño al equino,

Para que esto no te ocurra, te vamos a dar unas pautas sobre cómo limpiar los cascos del caballo en invierno para que no tengas este problema tan común. La mayoría de las consultas a las veterinarias están relacionadas con los cascos del caballo. Una estadística que refleja claramente la importancia que tiene esta parte del caballo que afecta en mayor medida la salud de los caballos

Cómo limpiar los cascos del caballo.

La limpieza se considera fundamental para el cuidado de los caballos. Para ello debemos de observar, hidratar y limpiar a diario los cascos de los caballos para anticipar una anomalía, que después tarde en curarse. Para ello, es aconsejable hacerlo antes y después de montar.

Para limpiar la pared de los cascos hay que hacerlo según un orden:

  1. Si no está lo suficientemente húmeda, moja toda la pared con agua y jabón.
  2. Después de este paso, utilizamos un cepillo o otra herramienta para eliminar la suciedad.
  3. Una vez que hemos quitado toda la suciedad, aplicamos agua para limpiar completamente de los cascos
  4. Para evitar la aparición de patologías le aplicaremos una una grasa especial con el componente de griserina y lo impermeabilizará con gran éxito.

limpiar cascos caballos

Pasos para limpiar las Ranillas

Para concluir la limpieza del caballo, terminamos con las ranillas.

  1. Eliminamos la suciedad con un limpiacascos desde el talón hasta la lumbre.
  2. Especial atención a los surcos laterales, donde se encuentran las bacterias, hongos, etc.
  3. Te puedes encontrar con malos olores, cortes, grietas y que aplicaremos con agua oxigenada en las zonas afectadas.

¿Qué patologías pueden derivar?

Las patologías más frecuentes en invierno de los cascos de los caballos son:

Cuartos: Cómo hemos hablado anteriormente, son grietas en la pared, asociadas principalmente por la sequedad.
Ranillas atrofiadas: Se trata de la aparición de infecciones debido a la exposición de los cascos a altas condiciones de humedad.
Abceso subsolar: Debido a hematomas o heridas penetrantes

En cualquier otro caso, consulta con un veterinario que te podrá derivar un tratamiento para prevenir o curar cualquier otra patología

También te puede interesar:

consejos para comprar un caballo          alimentar a tu potro

 

 

Valora este artículo
Contactar vía Whatssap